tenía panales de abeja en las mejillas

y como el incienso,

inundaba la tierra de olor a miel.