ardía tanto, que parecía que iba a explotar en millones de colores.